31 diciembre, 2016

BYE, BYE 2016. WELCOME 2017!!!!

Buenos días, taradas del mundo y mejores días a mis taradas particulares.

Llegó la fecha tan señalada en el calendario, ese día que pone punto y final a un año que ya ha pasado. 2016 acaba hoy y a muchas nos va a pillar con las bragas por los tobillos. 


Joder, ¿pero ya se ha acabado 2016?

Sí, queridas, 2016 ya ha llegado a su punto final y como viene siendo habitual, me gusta hacerlo con una especie de balance de lo que ha pasado en este año. 2016 ha sido un año… ¿bueno? ¿especial? ¿diferente? ¿inefable? Sí, pensándolo un poco podría decir que ha sido un año inefable.

Y ahora diréis: esta tarada el último día del año se va a poner fina con sus palabras, que seguramente se invente la mitad de las que dice. Pues sí y no. Todas tenemos momentos inefables en nuestra vida y seguramente en este año que está a punto de terminar, habéis tenido más de un momento así. 
Algo inefable, es algo tan cojonudamente increíble, que no puedes explicar con palabras.
Ahora queda algo más claro, ¿verdad? Si es que cuanto más claro, mejor. 


¡Claro que sí, guapi!

¿Qué ha habido momentos no tan buenos?
Es verdad, 2016 no ha sido un año completamente cojonudo, pero es mejor quedarse con lo bueno que obcecarse en recordar lo malo. De todo se aprende y de lo malo, se aprende el doble.
Quiero dar gracias por todas las personas que han aparecido en mi vida este año, de ellas he aprendido mucho. Quiero recordar lo bueno que dejaron las personas que salieron de mi vida en este 2016. Gracias por hacerme ver las cosas como son y que, a veces, un adiós es muy bienvenido. He vuelto a tener a algunas personas que perdí hace unos años en mi vida, por culpa de terceras personas que lo único que quisieron hacer fue meter mierda para su propio beneficio.
Ha sido un año con con muy buenos momentos, momentos acojonantes y momentos inolvidables. Os aseguro que me acuerdo de todo lo que me ha pasado este año y es algo raro en mí, debido a esta cabeza que más que mía parece de Dori algunas veces. 
He podido disfrutar de momentos inolvidables con mis amigas, con personas que han pasado a ser amigas a través de la pantalla, gracias a las RRSS. 
Me he asombrado a mí misma con las dos novelas que he sacado este año. Salieron en febrero y en junio y tuvieron una acogida que me sorprendió. He recibido comentarios fantásticos y algunas críticas constructivas. A mis queridas «trolls»: muchas gracias. A mis taradas: GRACIAS, SOIS LA POLLA. 
En lo más personal… ha sido un gran año. Sí, lo sé, nunca nada es absolutamente perfecto, pero ¿que acabó de decir? Recordemos siempre lo bueno de cada momento. ¿Para que quedarnos con lo malo?
Cada momento ha sido especial, ha sido inolvidable.
Cada persona me ha enseñado una lección. Unos cosas buenas y los otros… cosas mucho mejores.
Y como dicen que es el momento de hacer los propósitos que queremos cumplir en el nuevo año, aquí van los míos.

PROPÓSITOS Y ALGÚN DESPROPÓSITO PARA EL 2017
Los propósitos más tarados
ALEJAR A LAS PERSONAS TÓXICAS DE MI VIDA. Sí, esas que te chupan la vida, que te agitan, que te dejan con ganas de darles una ostia a ver si se les quita esa tontería que tienen encima de pudrir todo lo que tocan.
MANDAR MÁS A LA MIERDA. No reprimir esas ganas que te queman por dentro y decir: a tomar por culo, bonita o bonito, según sea el caso.
BYE BYE VICTIMISMO. Es que no puedo, mirad que lo intento, que intento ser buena y ayudar a todo el mundo, pero es que las personas que van de víctimas por la vida me han terminado por agotar. Esas que si tú tienes un día en el que se te ha quemado la casa, te han robado el coche, se te ha muerto la pitón y tus lentillas decidieron secarse cual ciruelas pasas… esa persona ha tenido un día un quintillón de veces peor que el tuyo. Tus problemas seguirán siendo una mierda, mientras los de ella serán hecatómbicos. (He aquí una palabra inventada). Siempre le pasa algo, siempre tiene un problema, siempre quiere tirar la toalla en algo y siempre busca la atención del mundo al completo, para que vayan a decirle: no si eres la mejor en… (insertar aquí la profesión de la víctima en cuestión), no dejes de hacer tal, no puedes tirar la toalla, el mundo necesita más gente como tú. Una frase hecha que nos sirve para muchas cosas y, a veces, el mundo necesita menos gente como estas.

Que sí, que hay momentos en esta vida que te dan ganas de mandar a la mierda todo, y es super lícito tener momentos así de bajón, pero coño ¿lunes, miércoles y viernes? Que un día de bajón se permite, tres a la semana, NO.

PRIORIZAR PERSONAS. Es algo que tengo que aprender de nuevo. Preocuparme menos de las personas que pasan como de comer brócoli de mí. ¡Con lo bueno que está el brócoli! Aprender a priorizar y diferenciar las personas que me buscan cuando me necesitan, de las que me buscan cuando necesitan algo. Parece algo complicado, y para mí en cierto modo lo es, porque no acabo de distinguirlas demasiado bien. Tengo que quedarme con las que te buscan sin un motivo, las que te dicen te echo de menos, te quiero, echo de menos las charlas, las que te dan los buenos días aunque tú no puedas contestar al instante, las que te mandan fotos de tus musos para que te alegres los días. Me tengo que alejar de las que con su hola (que a veces ni un simple hola por cortesía), viene seguido un ayúdame con esto, es que encima no es ni un me puedes ayudar o hacerme un favor, no. Es una orden directa, como si fuese el director de una cadena de montaje y te estuviese dando con el látigo.  
Simple, mein lieber. 
DECIR MÁS Y CALLAR MENOS. No quedarme con nada dentro, que luego me salen úlceras y son muy jodidas. Que al final un día de tanto callar voy a terminar explotando y no es cuestión.

Los propósitos más ñoños
SONREÍR AÚN MÁS. Empezar cada día con una sonrisa, aunque sepa que el día va a ser un desastre.
DISFRUTAR DE CADA SEGUNDO. Nunca sabemos cuantos segundos nos quedan al lado de las personas que queremos, así que es nuestra obligación de disfrutarlos a tope.
SALIR UNA VEZ AL MES A COMER CON LAS CHICAS. Un café, una comida o un vermú el domingo. Que sea una tarde solo para nosotras.
QUEDARME EN SILENCIO Y OBSERVAR TODO A MI ALREDEDOR. Porque a veces necesitamos observar para darnos cuenta de todo lo que tenemos.
VIAJAR Y CONOCER NUEVOS RINCONES. Tanto a miles de kilómetros, como en mi propia ciudad. Descubrir y redescubrir.
DECIR MÁS VECES «TE QUIERO». Esto no necesita ninguna clase de explicación.
RESPIRAR. Algo tan sencillo como respirar, a veces se nos olvida.
POSITVIZAR AÚN MÁS. No abandonar ni un solo días la positividad.
LEER AL MENOS 24 NOVELAS. Esto ya es un reto personal. Sé que este número para muchas no es impresionante, pero espero que el 2017 me deje algunos huecos más que este para poder ponerme al día con las lecturas que tengo pendientes.

Solo espero que el 2017 sea aún más INEFABLE. ¡Cómo me ha gustado esta palabra, coño! 
Que este nuevo año os traiga felicidad, diversión, amor, pasión, sonrisas, carcajadas de esas que hacen que os duelan la barriga, una buena botella de vino con las amigas, polvos inolvidables…
Sí, sí, de esos polvos que te ponen los ojos en blanco y mostrándote lo bella que es Cuenca. 
Sabéis que no soy de dar consejos, ya que ni a veces me los sé aplicar a mí misma, pero si mandáis más a la mierda, decís más y calláis menos, priorizáis a las personas, decís más te quiero… seguramente que vuestro año será mucho mejor.
Yo voy a cumplir mis propósitos de años nuevo ¿me acompañas en este 2017?

2017, te estoy esperando. 

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Creo que te voy a robar algún que otro propósito... yo te aviso :)
    Yo para este 2017 me lanzo y te sigo a donde sea! Estoy deseando de sumerjirme en todo lo que publiques... a apuntarme a sorteos y locuras como la de tarada invisible!!!!
    Tal y como dices hay que quedarnos con lo bueno y aprender de lo malo!
    Feliz año bonita! A ti y al resto de taradas!!!

    ResponderEliminar
  3. Es que tu sabes que para mi cada vez que hablas dictas sentencia, así que voy a empezar a hacerte caso.
    Solo te voy a decir una cosa, clara, concisa, que nunca digo y que la siento... TE QUIERO PERRI, y lo sabes.
    El resto, te lo diré en el blog en un rato jajajaja.
    Aharrate que este 2017 vienen curvas.

    ResponderEliminar
  4. Es que tu sabes que para mi cada vez que hablas dictas sentencia, así que voy a empezar a hacerte caso.
    Solo te voy a decir una cosa, clara, concisa, que nunca digo y que la siento... TE QUIERO PERRI, y lo sabes.
    El resto, te lo diré en el blog en un rato jajajaja.
    Aharrate que este 2017 vienen curvas.

    ResponderEliminar
  5. feliz año guapa me gustan mucho tus propositos para el 2017 creo q te los voy a copiar ,con mis mejores deseos para q todo nos vaya bien en este año . Besos para todas las taradas

    ResponderEliminar